We Are Church International

"Los clérigos no ejemplares hay que ponerlos de patitas en la calle"

José María Castillo: "Muchos se hacen curas para tener nivel de vida, dignidad o categoría"

"Hasta el siglo XIII, la vocación no se veía como llamada de Dios, sino de la comunidad"

José Manuel Vidal, 29 de enero de 2017 a las 08:24

(José María Castillo, teólogo).- Tal como se han puesto las cosas, en el momento que vivimos, el futuro de la Iglesia da que pensar. Porque produce la impresión de que la Iglesia, tal como está organizada y tal como funciona, tiene cada día menos presencia en la sociedad, menos influjo en la vida de la gente y, por tanto, un futuro bastante problemático y demasiado incierto.

Cada día hay menos sacerdotes, cada semana nos enteramos de conventos que se cierran para convertirlos en hoteles, residencias o monumentos medio arruinados. El descenso creciente en las prácticas sacramentales es alarmante. Más de la mitad de las parroquias católicas de todo el mundo no tienen párroco o lo tienen nominalmente, pero no de hecho.

Hace pocos días, el papa Francisco decía en una entrevista: "El clericalismo es el peor mal de la Iglesia, que el pastor se vuelva un funcionario". Y es verdad que hay curas, que se metieron en un seminario o se fueron a un convento, porque no querían pasarse la vida siendo unos "nadies" que no pintan nada en la vida. Esto sucede así, más de lo que imaginamos.

Pero, aunque se trate de personas generosas y decentes, ¿cómo no van a terminar siendo meros "funcionarios" unos individuos, que, para cumplir con sus obligaciones, tienen que ir de un lado para otro, siempre de prisa, sin poder atender sosegadamente a nadie? Y conste que me limito a recordar sólo esta causa de que en la Iglesia haya tantos "clérigos funcionarios".

No quiero ahondar en la raíz profunda del problema, que no es otra que la cantidad de individuos que se hacen curas porque, en el fondo, lo que quieren es tener un nivel de vida, una dignidad o una categoría, que no se corresponden ni con el proyecto de vida que nos presenta el Evangelio, ni con lo que de ellos espera y necesita la Iglesia.

Además - y esto es lo más importante -, ¿es la Iglesia una mera empresa de "servicios religiosos"? ¿cómo puede ser eso la Iglesia, si es que pretende mantener vivo el recuerdo de Jesús de Nazaret, que fue asesinado por los hombres del sacerdocio y del templo, los más estrictos representantes de los "servicios religiosos"?

Read the article

 

Enrique, Somos Iglesia Chile, has alerted us to this video.

Raquel from Somos Iglesia (Spain) offers this commentary for friends who do not speak Spanish.

I guess that Enrique Orellana has chosen this video as a testimony of a nun “living inside the war” that questions the politics of the USA and Europe concerning Syria supporting the opposition to the president.

The video is of a talk given in Spain by a Argentinian Nun who has lived and worked in Aleppo for several years. She says that Syria is not a democratic country but she affirms that the president allows religious freedom and this has led, during years, to a peaceful relationship between Catholics, Christians in general, and Muslims. So she put the focus on the terrorism of ISIS who are very against Christians in Syria and Iraq. They are the main problem. The rest of the talk consists of a description of the everyday life of Catholics in Aleppo under the war between the government and the terrorists.

The Missionary says that the media in Europe and America are not well informed in general and she ask people to read Catholic media instead. 

We Are Church in Chile has sent this article.

Nos envía este artículo un profesor de sociología de Madrid con esta nota: “Te adjunto el editorial de Ignacio Ramonet en el nº de Diciembre de Le Monde Diplomatique. ¡ Me he quedado de piedra cuando lo he visto en la portada!. La revista más prestigiosa de la izquierda internacionalista.” AD.

Ignacio Ramonet
LE MONDE DIPLOMATIQUE , nº Diciembre, 2016

Tras los dos primeros encuentros –Roma, 2014 y Santa Cruz (Bolivia), 2015–, el III Encuentro Mundial de los Movimientos Populares tuvo lugar en Roma del 3 al 5 de noviembre pasado. Participaron en el evento unos 200 activistas de entre los más pobres de la Tierra (cartoneros, recicladores de basura, vendedores ambulantes, campesinos sin tierra, indígenas, desempleados, chaboleros, vecinos de asentamientos populares, etcétera) pertenecientes a 92 movimientos populares procedentes de 65 países de los cinco continentes.

Las cuestiones que se abordaron fueron, como en los dos encuentros precedentes, las denominadas tres “T”: “Trabajo, Techo, Tierra”, a los que se añadieron esta vez las cuestiones de “la democracia y el pueblo”; el “cuidado del medio ambiente y la naturaleza”; y “los emigrantes y refugiados”.


Los participantes se reunieron, durante los dos primeros días, en el Colegio Internacional Pontificio Maria Mater Ecclesiae ubicado en Via Aurelia Antica, en Roma, (sede y seminario mayor de los “Legionarios de Cristo”…).

Entre los participantes figuraban: Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), de Argentina; João Pedro Stédile, del Movimiento de los campesinos sin tierra de Brasil y de la organización internacional Vía Campesina; Vandana Shiva, filósofa y ecologista india, Premio Nobel Alternativo en 1993; y José “Pepe” Mujica, ex presidente de Uruguay.